Cuando todo lo que necesitas es un abrazo

Cuando todo lo que necesitas es un abrazo, todo lo demás te sobra. No importa cuánto dinero tengas en el banco, ni con cuántas comodidades vivas ni lo bonita que sea tu casa. De nada te sirve el flamante coche aparcado en el garaje ni tu armario lleno de prendas por estrenar para la próxima temporada. No importa si estás sola o entre un montón de gente, en una fiesta, con amigos o acostada en tu cama.

Cuando necesitas un abrazo, se convierte en el bien más preciado que en ese momento puedas desear, y no hay dinero que pueda comprar la calidez de los brazos de quien te importa en el momento exacto en que te hace falta.

A menudo nos acostumbramos a todo lo bueno que nos rodea como si fuese un derecho más que un regalo, como si siempre hubiese estado ahí y no se fuese a acabar nunca, como si la vida estuviese en constante deuda con nosotros y no fuese una ruleta que puede girar mañana y cambiarlo todo…

A veces no hacen falta palabras, ni preguntas ni porqués, basta una sonrisa cómplice y un abrazo “de los largos”, de esos que te arropan el cuerpo y el alma, para sanar las heridas más profundas e invisibles, esas que nadie ve pero que a menudo nos acompañan como un pesado lastre y cuando menos te lo esperas aparecen, haciéndote sentir vulnerable.

Cuando todo lo que necesitas es un abrazo que te borre la tristeza o el sabor de un día amargo, tener al lado a esa persona que te quiere tal como eres y comparte todo contigo, es un regalo de un valor incalculable.

No importa la edad que tengas, ni el status social ni el nivel educativo, ni todas aquellas cosas a las que nos aferramos cada día como un náufrago a su tabla, porque todo eso pasa a un segundo plano en el preciso instante en que surge ese sentimiento y lo único que necesitas es tan sólo un abrazo.

ABRAZO
Cuando todo lo que necesitas es un abrazo, sus brazos… ¡son el mejor lugar del mundo!

Mi mapa del mundo

¿Has dicho esa frase alguna vez? o mejor dicho,  ¿la has sentido?.

Si tu respuesta es afirmativa, sabes que se trata de un momento especial, de un sentimiento que te llena por completo, que está en lo más profundo de ti, que vive en tu pensamiento.

Es ese momento en que te das cuenta de que esa persona te importa más que nadie y deseas, por encima de todo, que sea feliz. Es cuando piensas en todo el tiempo que compartís, en las mil razones de que te guste tanto  su forma de ser  y sientes que lo es todo para ti, que tu vida sin su presencia sería distinta, y que quieres que sea, y es, tu mapa. Cuando recorres punto por punto todas sus cosas, sus detalles, todas esas pequeñas o grandes cosas que hacen que sea diferente al resto de la gente, y sientes que es … ¡tu mundo!.

mi-mapa-eres-tu

Cómo parar el amor…

como-parar-el-amor

Si hay un sentimiento que hace grande a la persona, ese es el amor.
No me canso de decir que para mí es el motor que mueve el mundo, al menos, mi mundo. Nada hay más valioso que el amor en todas sus vertientes… amor a la familia, que te  lo da todo y que siempre está ahí, amor a los amigos, que comparten tus buenos y malos momentos, apoyándote, escuchándote, riendo y llorando contigo si hace falta, amor a la vida, a todo lo que nos da, al hecho de sentirse vivo cada día  …

Y amor a esa persona que, sin pensarlo, cuando menos te lo esperas, aparece un día en tu vida y lo ilumina todo. Esa persona que hace que la vida la sientas diferente, esa persona con quien compartir tus deseos, tus sueños, tus ilusiones… tu mundo¡

¿Cómo parar ese sentimiento cuando surge? , ¿cómo evitar que el corazón quiera entregarse cuando sientes que esa persona merece la pena y quieres compartir con ella tantas cosas?.

El amor es entrega, en sí mismo, en su esencia, y pide darse… ¿cómo evitar un sentimiento tan maravilloso que te hace sentir paz y libertad? , ¿quién podría resistirse a ello?

No seré yo quién renuncie a eso. Por eso escribí este poema, porque no conozco sentimiento más fuerte y hermoso que el amor, y cuando surge, lo hace con una fuerza imparable, inevitable,  como la propia Naturaleza, como la vida…

Nació como un  poema, y si lo convertí en canción, fue porque al cantar se expresa doblemente, tanto con la letra como con la música, y algo tan inmenso como el amor, ¡siempre merece la pena¡.

¿Cómo parar el amor
cuando nace un sentimiento?
es como parar las olas,
querer detener al viento.
Pedirle al sol que no brille
o extinguir el firmamento,
que quede vacío el mar,
o que no calle el silencio.
Que no amaneciese el día,
o que se detenga el tiempo,
que no sea la primavera
cuando termine el invierno.
Que se aplanen las montañas
y no haya lluvia en el cielo,
no haya lava en los volcanes,
o que no esté frío el hielo.
¿Cómo parar el amor
cuando te inunda por dentro,
cuando brota como un río
y día a día va creciendo?.
Es pedirle a un corazón
que ya no siga latiendo,
porque vivir sin amor,
es vivir… ¡ pero muriendo ¡.

Esther.

Safe Creative #1401029746457