Reto 5 líneas. Mayo 2015.

 

Este mes no he podido esperar para disfrutar del «regalo» que supone para mí el sentarme a disfrutar del Reto 5 Líneas que cada mes nos propone Adella Brac desde su blog «Las palabras soñadas».

Debo reconocer que, verdaderamente, siempre supone un reto para mí, pero un reto que cada vez disfruto más. Creo que imaginar, crear y expresar algo, por pequeño que sea, siempre es un estímulo, por eso espero esas tres palabras que nunca sé por qué camino me llevarán hasta que  me siento a escribir.

Este mes las palabras propuestas son: Pintura, poemas y temor, y aquí tenéis el resultado.

La pintura no era más que un instrumento que,  igual que sus poemas, le servía para expresar el temor que sentía de perder todo aquello que amaba.
Si en los versos eran las letras, cuando cogía un pincel, la paleta de colores daba rienda suelta a su mundo interior, y en sólo un momento, un lienzo en blanco cobraba vida propia, expresando en mil colores lo que su boca callaba. Así era ella, así era su forma de sentir, de amar, de reír o de llorar…

Reto 5 líneas. Abril 2015.

A veces parece que la primavera y la llegada del buen tiempo reactive todo aquello que nos rodea, y bien sea por eso o por la propia inercia de la vida, lo cierto es que este mes de abril me está resultando más denso y lleno de actividad que los anteriores.

Digo esto porque este mes he tardado más de lo habitual es sentarme «ese ratito» que me gusta tanto para escribir el reto 5 líneas que Adella Brac, desde su blog «Las palabras soñadas», nos brinda como un pequeño regalo para poner a trabajar la imaginación.

A mí me encanta ese ratito, ese dejar volar la imaginación sin pensar más que en las tres palabras propuestas sin saber a dónde me llevarán. Hoy encontré el momento para disfrutarlo, y el resultado es lo que os comparto a continuación.

Las palabras propuestas para este mes son: Decía, Años, Alejados.

Lo que yo pensaba no estaba tan lejos de la realidad.  Siempre decía que lo que nos unía era algo tan fuerte que nada ni nadie lo podía romper. Podíamos estar separados, pero nunca alejados, podían pasar meses o años, pero nuestra profunda complicidad, nuestra infinita confianza y las tremendas ganas de estar siempre juntos hacían que los 1000 kilómetros que nos separaban no fuesen más que un pequeño obstáculo, por eso, el día en que pudimos salvarlo y llegué aquí, fue para quedarme.

Atardecer 300315-1
Atardecer de primavera en la ciudad de los mil colores…

Reto 5 líneas. Febrero 2015 (Adella Brac)

 

Y seguimos con el reto. La verdad es que los últimos días de enero se me han pasado volando. Apenas ha empezado febrero, y me ha encantado ver que ya tenía las tres palabras para afrontar el nuevo reto del mes.

Reconozco que la idea de Adella Brac en su blog, «Las letras soñadas»,  me ha hecho ponerme a escribir, aunque sea un poco, de una forma en que no suelo hacerlo, y reconozco además que lo disfruto muchísimo.

Son sólo unas líneas, cinco, pero me encanta abrir un texto en blanco y, partiendo de tres palabras (que ni siquiera yo elijo), dejar mi mente divagar. Nunca sé por dónde me llevará, a dónde irá a parar. Es todo un misterio…

Hoy tenía ganas de escribir, así que abrí un documento en blanco, y lo que escribí en los cinco minutos siguientes es lo que podréis leer (si os apetece) a continuación.

Si queréis hacerme algún comentario, como siempre, será bien recibido y contestado.

No entendía cómo había podido pasar, pero lo cierto es que había sucedido, me había retrasado. Tanto tiempo esperando que llegase el domingo para luego echarlo a perder… Pero aún así, acudiría a la cita por si acaso me esperaba, aunque era consciente de que a medida que transcurrían los minutos, las posibilidades se iban esfumando, a la vez que mi esperanza. Sabía que no tendría una segunda oportunidad, sabía que era ahora o nunca.