Reto 5 líneas. Diciembre 2015

Llegó diciembre, y por fin puedo decir que he cumplido un año sin faltar a mi cita mensual con el Reto 5 líneas de Adella Brac.

Debo decir que este mes el reto se presentaba excepcionalmente complicado, ya que a las tres palabras propuestas, se añadía el plus de tener que empezar el relato con la letra de uno de los villancicos propuestos por Adella.

Pero como a mí los retos me fascinan, me puse manos a la obra y reconozco que he disfrutado el doble. A más dificultad, mayor reto y mayor recompensa personal para mí, así es que, aquí os dejo mi propuesta de este mes para el reto.

Las palabras propuestas eran: Encargada, nombre y opinión.

                                             ¡ FELIZ NAVIDAD !

Oh, blanca Navidad, sueño y con la nieve alrededor… El viejo villancico vuelve a sonar en la radio y el pequeño portal parece cobrar vida. Ya es diciembre otra vez, y yo soy la encargada de que todo esté listo en Belén. ¿Habrán llegado ya los Reyes? ¿dónde se ha metido la lavandera? ¡Caray, si he olvidado su nombre! Los pastores, en mi opinión traen demasiados presentes… Cada año es diferente, y yo otra vez a punto de parir. A ver qué sorpresas nos depara esta Navidad.

Portal-de-Belen-animado

Reto 5 líneas. Noviembre 2015

Este mes casi se me escapa. Aunque desde que empezó el año no he faltado ni a una sola cita con el  Reto 5 líneas que nos propone puntualmente Adella Brac desde su blog, Las palabras soñadas, esta vez lo he pillado por los pelos.

Y no ha sido despiste, ni olvido ni falta de tiempo. La razón es mucho más sencilla: mi aversión por la sangre y los temas escabrosos. De hecho, la primera versión que escribí la deseché porque no me gustaba nada, y no es que esta me agrade mucho más, pero se acababa el tiempo y… bueno, sin más peros, os dejo con mi aportación al Reto 5 líneas de este mes.

Las palabras de noviembre son: Internaba, radares y sangre.

El pulso se me disparó mientras me internaba en la casa tras bloquear los radares de seguridad que tenía bien estudiados. Había esperado ese momento durante mucho tiempo, acariciando cada uno de los detalles, planeando el modus operandi, la hora perfecta… Ahora estaba a punto de saborear mi dulce venganza. Cuchillo en mano caminaba con sigilo, despacio pero rebosando adrenalina, como un autómata con un sólo objetivo en mente: su sangre.

Casa-vigilada
El pulso se me disparó mientras me internaba en la casa…

Reto 5 líneas. Octubre 2015

Si hay alguien que ha conseguido que, al menos una vez al mes deje volar mi imaginación frente a un papel (entiéndase pantalla del ordenador) en blanco, es Adella Brac, que desde su blog Las palabras soñadas, me “enganchó” con su Reto 5 líneas hace ya… ¡casi un año!

Desde enero no he faltado ni a una sola cita con el reto, con Adella y con esas tres palabras que llegan, como un regalo, cada primero de mes.

En octubre, las tres palabras propuestas son: Primavera, miraba y pensando. Esta es mi propuesta:

Fue una tarde de primavera. Él me miraba de aquella manera que me desnudaba el alma y traté de no ponerme nerviosa, de mantener una aparente calma mientras en mi interior se desataba un mar de dudas. ¿Y si no era lo que yo creía? ¿Y si  había interpretado mal las señales? ¿ Y si… ? No hubo tiempo para nada más. Como si intuyera lo que yo estaba pensando, sus brazos rodearon mi cuello, su sonrisa acarició mis labios y por primera vez, ¡me besó!

Por-primera-vez-me-beso
Y por primera vez… ¡me besó!