A mi padre

Este poema surgió casi sin pensar, en la mañana de un día cualquiera, al mirar por la ventana y ver a mi padre pasar.

No está elaborado, ni retocado, ni tiene grandes pretensiones.  Sólo es una reflexión, todo lo que pasó por mi cabeza en ese preciso instante, y con él he querido expresar ese momento, aunque mis sentimientos son mucho más profundos que estas palabras…

Te vi desde mi ventana
caminando por la calle,
ibas cargado de bolsas
al filo del mediodía.
Me fijé en tu andar sereno,
más pausado que el de antaño,
en tu barba y en tu pelo,
que noté mucho más blanco.
Vi la expresión de tu rostro
que parecía cansado,
a causa de los disgustos,
los achaques, y los años.
Pero seguías siendo tú,
tan afable como siempre,
tan sereno como si
nunca te afectara nada.
Me alegré de que estés cerca  y
poder verte cuando quiero,
aunque a veces no te entienda
e incluso nos enfademos.
Pensé en cómo te vería
cualquiera que te mirase,
quizás verían a un señor, mayor,
de gesto agradable.
Podrías ser alguno más
de los que van por la calle,
pero mi corazón contento, gritó:
¡ Es mi padre ¡

Esther

A-mi-padre

Olvido47

Precioso Esther,
Para mi significa mucho y me he emocionado. Cada dia que veo al mio, siento eso y solo pensar que puedo perderlo me destroza. Adoro a mi padre, porque es un hombre maravilloso al que le debo todo. Gracias por compartirlo.

Esther Bose

¡Gracias por tu comentario, Olvido!
Ya veo que compartimos el mismo sentimiento. Imposible expresar en tan pocas palabras todo lo que es mi padre para mí, pero me alegro de que, de alguna manera, haya podido transmitirlo aunque sea un poco. También yo a mi padre se lo debo todo, y ojalá que podamos seguir disfrutando de su compañía y su cariño muchos años más…

Olvido47

Si, yo tambien espero poder seguir disfrutando de el por mucho tiempo. El y yo, no necesitamos hablar solo estar sentados juntos y eso me reconforta. Gracias nena.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *