Reto 5 líneas. Julio 2015

Este mes, a pesar de estar esperando el reto con ganas, me he retrasado un poco más de lo normal.

Lo tenía escrito hace días, tal vez más de una semana, pero tenía la intención de modificarlo y lo iba posponiendo aunque, cosas de la escritura, cada vez que he ido a retomarlo no he encontrado ninguna opción que me pareciese mejor, así es que al final, el que mando es el primer texto que escribí.

Una vez más, gracias, Adella Brac por el reto y por tu blog, Las palabras soñadas.

Espero que en agosto no  falten nuestras tres palabras para ese momentito de placer que supone para mí escribir el Reto 5 líneas de cada mes.

Las tres de este mes son: Escritor, Fácil y Lugares.

Siempre he pensado que ser escritor es, a menudo, una liberación. Es fácil dejarse llevar por la imaginación y recorrer a golpe de pluma, teclas o un simple lápiz lugares que, quizás de otra manera, jamás podrías conocer más allá de tus sueños. Y es bonito compartirlos, sentir ese hilo invisible que une a quien escribe con quien lee. Pero hay un lugar que no es fácil describir ni siquiera para un escritor: las entrañas y secretos de su propio corazón.

Pastel de salmón, surimi y atún.

Pastel del mar

Si buscas una receta fresca y deliciosa, te invitamos a probar nuestro pastel del mar a base de salmón, surimi y atún, su exquisito sabor te sorprenderá.

Es muy sencillo y rápido de preparar, ideal tanto si tienes invitados y quieres hacer algo diferente como si vas a salir y quieres dejar preparada una comida ligera. Además, puedes modificarla a tu gusto, ya que admite gran variedad de ingredientes y puedes ir probando hasta encontrar la combinación que más te guste.

A nosotros nos quedó tal como ves en la fotografía, y los ingredientes que utilizamos (para 4 – 6 personas) fueron los siguientes:

– 1 sobre de 200 gr. de salmón ahumado (de buena calidad).
– 2 latas grandes de atún (se pude poner más cantidad o menos, según el gusto).
– 1 lata pequeña de pimiento rojo (pimiento morrón).
– 5 huevos.
– 8 palitos de surimi.
– Mayonesa (nosotros la pusimos light).
– Pan de molde (sin bordes).

Preparación:

Elige un molde rectangular o cuadrado y cúbrelo por dentro con film transparente de manera que sobresalga por todos los lados, ya que el sobrante lo utilizaremos para “cerrar” el pastel una vez terminado para que los ingredientes se mezclen bien y conserven la forma que le hemos dado.

Pon a hervir un poco de agua y cuece los huevos durante 10 minutos. Mientras tanto, escurre el aceite del atún y los pimientos. Es importante hacerlo bien para que el pan no se te ablande demasiado.

Trocea (a trozos pequeñitos) los palitos de surimi, los pimientos y los huevos, y desmiga el atún ya escurrido.

Prepara dos boles. Pon en uno la mitad del huevo troceado, el atún y el pimiento rojo. Añade un poco de mayonesa y mezcla bien con una cuchara.

En el otro bol, coloca el resto del huevo, el surimi bien troceado y añade también mayonesa.

Nosotros lo hemos hecho así, aunque si quieres, puedes mezclarlo todo en un único bol y quedará igual de bueno, es cuestión de gustos.

A continuación, extiende con cuidado las láminas de salmón por la base del molde hasta que el fondo quede cubierto. Si lo deseas, puedes añadir más salmón y cubrir también las paredes del molde, pero si el salmón es bueno, tal como lo ves en la fotografía, el sabor del salmón es dominante y por tanto, suficiente para que la receta quede perfecta.

Añade un poco de mayonesa (sólo un poco) sobre el salmón para que se adhiera al pan.

Es el momento de ir colocando una a una las rebanadas de pan hasta cubrir la base del recipiente, recortándolas si es necesario y presionándolas suavemente para que se ahdieran bien. Hecho esto, añade poco a poco la mezcla preparada en el primer bol, extendiéndola con la ayuda de una cuchara. Extiende un poco de mayonesa y vuelve a cubrir con pan.

En esta ocasión, añade el contenido del segundo bol, volviendo a poner mayonesa al terminar de extenderlo y colocando una nueva capa de pan de molde.

Para esta tercera capa, añade el resto del contenido de ambos boles, pon un poco de mayonesa y coloca una última capa de pan.

A continuación, pliega los bordes del papel film sobre el pan, de modo que el pastel quede bien envuelto y colócalo en la nevera.

Déjalo enfriar al menos una hora antes de servir, aunque estará más bueno si se ha preparado varias horas antes, o incluso el día anterior. En nuestro caso, lo servimos cinco o seis horas después de prepararlo y quedó tal como ves en la fotografía.

Para desmoldarlo, separa los bordes del papel film y coloca una bandeja de tamaño adecuado. Gira el molde a la vez que la bandeja para que quede el pastel sobre ella y retira el film.

Ya está listo para servir, aunque si quieres, puedes adornarlo con mayonesa en los laterales o añadir sobre el salmón la yema rallada de un huevo (que habrás separado previamente de los que habías cocido para el relleno).

Si haces este pastel y te gusta, nos encantaría que lo compartieras con nosotros dejándonos un comentario.

¡ Buen provecho!